Después de todos estos años, la colección ha ido creciendo, y actualmente consta de más de 1.000 piezas, muchas de las cuales son absolutamente preciosas, valiosas y muy especiales.

Maravillosos jarrones de opalina que son como porcelanas, con retratos pintados a mano gracias a pinceles finísimos y cuyos resultados parecen fotografías, jarrones esmaltados con  policromías y oro, botellas con formas zoomórficas, esbeltas jarras que gotean lágrimas de vidrio aplicadas, bandejas maravillosas con decoraciones de peces, flores, dragones o libélulas,  azucareros y bomboneras iridiscentes por los óxidos metálicos añadidos al cristal que consiguen colores increíbles cuando reflejan la luz,  cuencos y perfumeros imitando mármol y piedras semi-preciosas como la malaquita y el lapislázuli… Todas ellas magníficas obras de arte que han llegado a nuestros días con una imagen perfecta o casi perfecta, como si acabaran de salir de la fábrica, a pesar de que la mayoría tienen más de 110 años. Piezas de cristal que por el hecho de serlo son frágiles, aunque gracias al cuidado y mimo de sus antiguos propietarios, hoy tenemos aún la oportunidad de admirarlas y disfrutarlas como se merecen.

Os invito a los que como yo sois fans del cristal antiguo, que veáis las piezas de la colección Madforglass fotografiadas y catalogadas en www.madforglass.com.

También me gustaría mucho poder intercambiar con vosotros que me estáis leyendo ideas y opiniones, así que por si os animáis a ello, os dejo un email de contacto: madforglass@madforglass.com

Muchas gracias y deseo que os gusten.

EN INSTAGRAM (@mybeautifulantiqueglass)